Camarones al Ajillo

Este mes no nos podemos perder este sabroso plato marinero de gambas con un toque picante, que está incluido dentro de las comidas típicas de Chile.

Esta receta tiene su origen en la cocina española, pero con la diferencia de que los chilenos  llaman camarones tanto a las gambas como a los langostinos. Para nosotros, los camarones son como pequeñas gambas de unos 2,7 cm. de longitud. Aquí, en la provincia de Cádiz, comemos estos camarones en tortillitas. Supongo que muchos de nuestros lectores ya habrán probado nuestras famosas “tortillitas de camarones”.

En España tenemos una gran variedad de mariscos, pero cada especie se diferencia por su origen y sabor. Por ejemplo, tenemos la gamba roja, que es la joya del Mediterráneo, transparente y fresca. Se puede comer a la plancha y no muy hecha, con un poco de sal gorda y nada más. Por otro lado, tenemos la gamba blanca de las aguas del Atlántico, de color rosa pálido, con un sabor más fino y delicado que el de la gamba roja. Las de mayor prestigio son las de Huelva y suelen prepararse cocidas, a la plancha con sal gorda, en tortillitas y ensaladillas. Y por último, los langostinos que viven en todo el Mediterráneo y son más carnosos y más grandes, ya que pueden llegar a medir hasta 20 cm.

Para esta receta, mi madre siempre ha usado la gamba blanca “de Huelva” siempre fresca. Lo que no recomiendo es usar gambas peladas, porque anulan el auténtico sabor de la gamba. Yo sé que es un poco tedioso tener que pelarlas, pero el resultado final es genial. Sin duda, esta es una receta buenísima que podemos servir a nuestros invitados como aperitivo.

Ingredientes:

  • 500 gr. de camarones, como los llaman en Chile (en España, gambas)
  • 5 dientes de ajo
  • Un par de guindillas (al gusto).
  • Perejil (opcional)
  • Dos cucharadas de aceite de oliva virgen
  • Sal

Elaboración:

  1. Pelamos los ajos y los cortamos en láminas finas.
  2. Picamos las hojas de perejil.
  3. En una sartén con dos cucharadas de aceite de oliva, a fuego medio, agregamos el ajo y la guindilla.
  4. Antes de que los ajos estén doraditos, añadimos los camarones (gambas) y añadimos un poco de sal.
  5. Removemos con la ayuda de una cuchara de madera, y cuando los camarones cambien de color, 2-3 minutos, los apartamos del fuego y servimos caliente con un poco de pan. Lo decoramos con el perejil picado.

Hay que tener cuidado porque el marisco es muy rápido de cocinar, si lo cocinamos demasiado, se reseca.

Lo mejor de esta receta es  el contraste entre el sabor del aceite con los ajos fritos y el dulzor de la carne de la gamba casi cruda y, por supuesto,  mojar pan en la salsa. Y para acompañarla,  una buena cerveza fría o una copa de vino y a disfrutar este plato, que está riquísimo.

Glosario:

Sabroso: Que tiene un sabor agradable.

Marinero: Que está relacionado con el mar.

Toque: Característica leve, ligera.

Langostinos: Marisco con patas pequeñas y cola larga, con líneas en su cuerpo de color grisáceo y cambia en rosa cuando está cocido. Tiene  14 cm de largo aproximadamente.

Gambas: Marisco más pequeño que los langostinos y puede ser de color rosa pálido o rojo. Se come sin piel y sin cabeza

Camarones: Marisco más pequeño que las gambas y la cabeza más triangular, de color grisáceo y cambia a rosa oscuro cuando está cocido. Se come con piel, con cabeza y cola.

Joya: Que tiene mucho valor.

Pálido: Que tiene poco color.

Carnosos: Que tiene mucha carne.

Tedioso: Aburrido/-a.

Guindilla: Pimiento pequeño picante, alargado. Puede ser rojo o verde.

Dulzor: Sabor dulce.

Cruda: Sin cocinar.

Mojar: Humedecer algo con agua u otro líquido.

Leave A Reply

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies