Chistes malos… muy malos… ¡¡¡malísimos!!!

Dentro de todo el abanico de posibilidades que ofrecen nuestros chistes, también podemos decir que existe una categoría compuesta por chistes malos… muy malos…¡¡¡malísimos!!! Son aquellos que escuchas y, o no te hacen ni pizca de gracia o, por el contrario, te partes de risa (por lo absurdos que son).

Ahí van algunos ejemplos… a ver qué efecto os provocan.

Esto era una aceituna que iba esquiando, se cayó y se partió el hueso.

– Era una película tan mala, tan mala, tan mala que cuando terminó estaba escrito «En fin».

– ¿Por qué la focas del circo siempre miran hacia arriba? – Porque es donde están los focos. 

¿Me pone un café con leche corto? – Se me ha roto la máquina, cambio.

¡Se admiten risas, llantos, quejas y todo tipo de preguntas!

Glosario:

-«Ni pizca»: sinónimo de «nada».

-«Partirse de risa»: reírse muchísimo, sin parar.

Fuente gráfica:https://dominiomundial.com/algo-verian-estos-animales-para-quedarse-con-esas-caras-de-asombro/

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies