La regla de los cuatro unos

Desde el domingo 26 de abril los niños menores de 14 años han podido salir una hora al día para pasear acompañados de un adulto, a una distancia máxima de un kilómetro desde su casa. Y por eso, le hemos llamado la regla de los cuatro unos: un día, una hora, con un adulto y hasta un kilómetro de su casa y, por supuesto, con los parques infantiles cerrados y sin poder utilizarlos.

Todos los niños de Conil planearon su primera salida el domingo pasado, después de 40 días en casa. ¡Por fin! Llegó el primer día de paseo permitido por el Gobierno. Ellos pudieron salir con sus patinetes, bicicletas, pelotas, etc. pero sin tocarse con amigos y sin jugar juntos. También hubo mucha policía vigilando para que se cumplieran las normas de seguridad. Los que más suerte tienen son los niños que viven a menos de un kilómetro de la playa, ya que pueden acercarse y disfrutar de ella como cualquier otro fin de semana de primavera, pero sin bañarse en el mar. Los niños necesitan el sol y el aire para su salud física y mental. Cuando están en casa pasan cada vez más tiempo delante del ordenador, del móvil o de la tableta. Ellos son verdaderos campeones en este difícil periodo de cuarentena.

Estas han sido las normas para que los niños puedan salir a pasear, pero manteniendo la distancia de seguridad de un metro y medio a dos metros y, por supuesto, una buena higiene de manos. Estas son las medidas básicas de autoprotección, que hay que reconocer que son bastante duras para los españoles, ya que estamos acostumbrados a saludar a la gente con dos besos, algo que para muchos países europeos no es un hábito.

Ahora tenemos que aprender a saludar sin invadir el espacio personal y guardando la distancia de seguridad. Tenemos que reconocer que esta forma de saludar con besos, apretón de manos y el abrazo son costumbres que tenemos muy arraigadas en nuestra cultura y que nos hacen sentir más alegres y sociables. No va a ser fácil cambiar la forma de saludar y no poder hablar muy de cerca. Bueno, habrá que hacer un gran esfuerzo y cambiar nuestro saludo usando los codos o las puntas de los pies, esto nos podrá servir para acercarnos emocionalmente e incluso dar un toque de humor a nuestro saludo.

Basado en: https://www.instagram.com/p/B_dMEJzAkOS/?igshid=mnlz2qsne0xr

Fuente gráfica: foto cedida por Francisca Ramírez

Leave A Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies