es en de 
cabecera
Cara de susto

Anécdotas Interculturales

31. May 2018 by Leonor Muñoz Lobatón 2 Comments

Cuando se aprende una lengua extranjera también se entra en contacto con su cultura y con las costumbres del país, tanto es así que conocerlas nos hace mucho más competentes en esa lengua.

Imagino que a todos nos habrá pasado que, aunque estemos hablando el mismo idioma con otra persona extranjera, no comprendamos algunas cosas en determinados contextos.

A mí me pasó una vez, cuando llevaba dos o tres años trabajando en la Academia Andaluza, lo siguiente: era el primer día de clase de un curso de Español para Extranjeros de un nivel A1 y me llevé un susto terrible. Tenía un grupo de unos ocho estudiantes, entre los que había adolescentes y adultos, y por su nivel sin conocimientos del español. Pues empezamos a trabajar, a perder el miedo, a relajarnos y a conectar…. Vaya, todo parecía ir bien hasta que, cuando terminó la clase y nos despedimos, mientras recogía mis cosas, empecé a oír golpes. Levanté la cara y los vi a todos golpeando la mesa con los nudillos. Qué cara les pondría que uno de ellos rápidamente me explicó que dar golpes en la mesa era el aplauso típico de los estudiantes en la universidad en Alemania. ¡Puhhhh! ¡Qué alivio! Luego se rieron mucho al recordar mi cara de asombro.

Seguro que muchos tenéis anécdotas que contar ¿Os animáis? ¡¡Nos encantaría leeros!!

Fuente gráfica: https://pixabay.com/es/cara-expresi%C3%B3n-sorpresa-483051/

 

 

About Author

Leonor Muñoz Lobatón
  •  

2 Comments

Ursula 8. June 2018 at 11:20

Yo soy una de l@s estudiantes que viene a la Academia Andaluza cada año. ¡Vale! Normalmente dos veces al año. En 2012, por ahí, no era por vez primera (frase que me encanta) que venía.
Acostumbrada a que hubiera cojines, porque sabía que las sillas en las aulas eran plástico puro y para que uno no tuviera el culo congelado cuando terminara la clase, se necesitaba cojines para ponerlos sobre ellas.
Pues, entré en el aula pero no los vi y grité: “¿Dónde están los COJONES?”
Al mismo instante, me di cuenta de que me había equivocado fatalmente. “¡Vaya error y vaya confusión de vocales!”, pensé yo. Afortunadamente, a los demás que estaban en la clase ya los conocía desde hacía unos años y no me dio vergüenza, sino que nosotros nos partimos de risa.

Leonor Muñoz Lobatón 8. June 2018 at 11:25

¡Menuda anécdota, Ursula! ¡Yo me partí de risa porque también estaba en clase aquel día, creo nunca lo olvidaremos!
Muchísimas gracias por compartirla.
Un abrazo

Leave a Comment

Feel free to leave us a comment. Just simply enter the form below and click Submit.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies